jueves, 5 de marzo de 2009

El burro y la zanahoria


Ayer, día cuatro de marzo, acudí nostálgico a la manifestación convocada en Salamanca contra los planes de Bolonia por la comunidad educativa de la que puede que ya no forme parte. Digo puede porque hace cinco meses que acabé la carrera pero mi espíritu será siempre el del estudiante que para desconectar del tedio insoportable de las clases de informática industrial, por poner un ejemplo, recurría al "Prometeo encadenado", a Apollinaire, Baudelaire, al "Nacimiento de la tragedia" o a la "Gaya ciencia".

El estudiante inquieto, erasmista como fue calificado en cierta ocasión por el director de la Escuela de Ingenieros, contestatario y apasionado permanece oculto cierto tiempo, mientras las cosas van bien, apruebo los últimos exámenes, preparo el proyecto... De repente, acabo la carrera, crisis, crisis, crisis, crisis, no hay trabajo ni de camarero, la corrupción aparece en los telediarios con tanta asiduidad que no soy capaz de digerirla, y el estado actual de las cosas, todas, hace despertar esa pasión, esa fuerza interior, esa rabia, ese impulso vital, ese romanticismo. Asimismo reaparece el escepticismo en la poliítica, en el sistema, en los sindicatos, en todo lo que al fin y al cabo es sociedad y las "turas" de las que habla Cortázar. La puntilla la recibí ayer, como dije al principio, al asistir a la manifestación estudiantil salmantina en la que encontramos cuatro personas, de las cuales tres eran de Béjar. La razón de la desoladora cifra aparece de pronto como un rayo de luz, una intuición en mi consciencia, y es corroborada una vez más por uno de los convocantes, Pablito, cenetista, okupa, filósofo, vegano, trompetista y viejo amigo: "Es que nosotros apoyamos las convocatorias de CEA, pero ellos pasan de las nuestras". Tras la subsiguiente aclaración sobre las luchas internas que dividen a la izquierda y que siempre unieron a la derecha, los leninistas, los troskistas, y la madre que nos parió a todos por no luchar unidos contra los medios oficiales, los medios al servicio del poder, que crean debates absurdos que no existen realmente, obviando los debates auténticos, anulándolos siempre que PP y PSOE estén de acuerdo (para ellos no había nadie en contra de la constitución europea ni hay nadie contra Bolonia), y adulterando poco a poco nuestras mentes. Huelga general pedían ayer el sindicato de estudiantes y la CNT, huelga general debemos pedir todos, TODOS, una y otra vez, y como ya he dicho, tomar las calles, para que esto no sea eternamente el cuento del burro y la zanahoria.

martes, 3 de marzo de 2009

Refranero popular


La sentencia "Cuando Dios
cierra una puerta abre una
ventana", siempre sonó
en mi mente como una
incitación al suicidio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cultura Libre y Desobediencia (Comparte la cultura) ANTI-SGAE

La Lista de Sinde
Creative Commons License
La Caverna de Zarathustra by Albert Peterson is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.
Based on a work at lacavernadezarathustra.blogspot.com.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://creativecommons.org/licenses/.