miércoles, 21 de enero de 2009

La energía que consumimos


Ayer, el nuevo líder mundial, el señor Obama, en su discurso hizo referencia a las energías renovables. "Domaremos el sol y los vientos y la tierra para alimentar nuestros vehículos y hacer funcionar nuestras fábricas" Aparte de lo poética que puede sonar la sentencia, me hizo reflexionar sobre varias cuestiones relativas a la energía que consumimos y al futuro que se nos presenta.

Nos han dicho desde hace unos años que los combustibles fósiles se agotan,qué además su consumo es la principal causa del efecto invernadero antropogénico, y poco a poco todos hemos ido pasando por el aro, incluso el por fin ex-presidente Bush. ¿Todos? Bueno, excepto un pequeño cavernícola que resiste (el también ex-presidente Aznar). Bromas aparte, la cosa es que, cada vez más, se extiende el empleo de las energías alternativas, principalmente la energía eléctrica en sus distintas vertientes. Pero, ¿la solución es esa? ¿Realmente la energía eléctrica es limpia? En España menos del 10% de la energía eléctrica es renovable. La demás procede del carbón en su mayoría, seguida del petróleo, el gas natural y la nuclear.

Producir toda esta energía también genera CO2 y agota las reservas de combustibles no renovables. En cuanto a la energía renovable, me pregunto cúanto de ecológica es realmente. Los parques eólicos crean un impacto visual aberrante, y si establecemos una relación entre este impacto y la cantidad de enrgía que producen, no salen muy bien parados; las placas solares están bastante bien, los parques solares tienen un poco menos de impacto, pero ¿y el proceso de purificación del silicio? Tengo entendido que este proceso es bastante contaminante; las centrales hidráulicas tienen gran impacto, su construcción para potencias realmente útiles requieren obras faraónicas; la biomasa produce CO2 en su combustión.... vaya panorama.

Últimamente nos han vendido la moto, o el coche, con el automóvil eléctrico. Tenemos dos versiones los de pila de ión-litio recargables, como las de los teléfonos móviles y los de pila de hidrógeno. Los primeros son recargables, como ya he dicho, y para recargarlos qué hacemos, tirar de la red eléctrica, o sea que volvemos al problema de dónde procede la energía eléctrica que consumimos. Y los segundos, revolución tecnológica del siglo XXI, con un combustible basado un hidrógeno para el ánodo y oxígeno para el cátodo, son capaces de producir energía eléctrica muy limpia. Tan limpia que sólo emiten como residuo vapor de agua. ¡Por dios, qué limpio! Ahora bien, si la flota actual de automóviles y las fábricas y demás, produciendo CO2, generan el efecto invernadero, ¿os imagináis qué pasaría si esas emisiones se convirtieran en vapor de agua? ¿A nadie se le ha ocurrido aún pensar cómo afectarían al clima millones y millones de toneladas de vapor de agua? ¿No produciría esto cambios climáticos, tanto locales, primero, como globales, a la larga?

Hay quienes confían en que la tecnología irá solucionando todos los problemas energéticos que se nos presentan. Yo, personalmente, si algo he aprendido de una ambientóloga en potencia que anda por aquí, creo que el problema no es el combustible sino el consumo irracional y exagerado. La solución pasa por disminuir la energía que consumimos, no las fuentes que la producen. Nuestro estilo de vida derrochador, irresponsable, consumista, basado en la economía liberal y el produzco-consumo, de incluso los que se consideran socialdemócratas, socialistas, anarquistas y demás rollos ideológicos, está caduco. Deberemos avanzar en nuetra capacidad de sentirnos realizados con menos chuminadas y más, sintiéndonos agusto con nosotros mismos y la gente que nos rodea, sin objetos innecesarios de los que alardear, y que erróneamente creemos muestras de nuestro maravilloso status social, no siendo más que monumentos a la estupidez humana.

1 comentario:

  1. Como muy bien dices, existen muchos conceptos confundidos, que se dan la vuelta para disfrazar así la realidad. El gran problema está en el exceso de consumo, es decir, en el superconsumismo extendido en nuestra sociedad...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cultura Libre y Desobediencia (Comparte la cultura) ANTI-SGAE

La Lista de Sinde
Creative Commons License
La Caverna de Zarathustra by Albert Peterson is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.
Based on a work at lacavernadezarathustra.blogspot.com.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://creativecommons.org/licenses/.